flickr Twitter Facebook Youtube

Profesores y estudiantes denuncian problemas de la educación en Santa Marta

El pasado miércoles 14 de Octubre maestros, distintos sectores sindicalistas, estudiantes universitarios y de secundaria, se unieron en una marcha por las principales calles de la cuidad de Santa Marta para denunciar y visibilizar ante la opinión publica todos los problemas que enfrenta el sector educativo en esta ciudad.

Roberto Munárriz miembro del Sindicato de Educadores del Magdalena (EDUMAG), en unas declaraciones que dio al periódico El Informador expresó que "a pesar de todas las amenazas en contra del sector, la gran mayoría salió y se hizo presente para pelear por unos derechos que son legales y legítimos, el balance es más que positivo, es un golpe de opinión en contra de un Gobernador y un Alcalde que se han rajado".

Las distintas consignas en contra del gobierno local y departamental apuntaban al sentimiento común que expresan los maestros al decir que "los mandatarios de Santa Marta perdieron el año en el manejo de la educación" y esto se ve claramente reflejado en:

  • Los 400 maestros del municipio y los 150 profesores del departamento que hacen falta para completar el cuerpo docente.
  • Las clases que han perdido los niños de preescolar después de haberse matriculado a causa de la falta de maestros.
  • La deuda que tiene la administración con los profesores, debiéndoles aun el salario desde el 2001 hasta el 2008.
  • Los maestros provisionales que llevan 10, 15, hasta 20 años en servicio, los cuales tienen experiencia y una larga trayectoria en su trabajo, están pidiendo que los inscriban en carrera o les den algún puntaje extra por su trabajo en estos años, ante el concurso para ocupar cargos docentes decretado por la ley 715, lo cual es ignorado por el gobierno y causará inminentemente sus despidos.

educacionstmarta1Razón tiene este gremio en preocuparse por las condiciones en las cuales se encuentran, ya que bajo estas circunstancias es imposible impartir una educación con calidad, condenando a miles de niños y jóvenes a unas clases que no son óptimas para su proceso de aprendizaje.

Según la noticia del periódico El Espectador, titulada "Gobernación y alcaldía perdieron el año", también se denuncia que los maestros marchantes tuvieron que enfrentar los sobornos de muchos sectores que les obligaban a no salir a la caminata, demostrando ese día que lograron "vencer la politiquería" al notarse una gran cantidad de asistentes a la misma.

Por otro lado, muchos estudiantes de la Universidad del Magdalena se unieron a esta convocatoria local para reclamar, denunciar y exigir una respuesta a los asesinatos recientemente cometidos contra cuatro de sus compañeros, los cuales aún no se han esclarecido.

Los estudiantes eran: Levis Hernández de la carrera de derecho, Lorena Sánchez de psicología, Luis Eustacio Enríquez del programa de ingeniería de sistemas y Wilson Rodríguez de economía. Este último estudiante murió el lunes 28 de Septiembre en las horas de la tarde, al recibir un tiro en la cabeza mientras se encontraba sentado al frente de la casa donde residía como pensionado, los hechos ocurrieron en el barrio conocido como Villa Bella, cerca a Villa del Carmen, a las 4:00 de la tarde aproximadamente. Wilson Rodríguez Pineda tenía 24 años de edad y era oriundo del Palmar de Varela, Atlántico. Pero su caso es resaltado en varios artículos pues este estudiante que cursaba octavo semestre era familiar del líder estudiantil Hugo Maduro Rodríguez estudiante de economía de la Universidad del Magdalena, asesinado el 26 de mayo del 2000 por grupos paramilitares.

El 25 de agosto de 2009, La unidad de fiscalía delegada ante el Tribunal Superior de Bogotá, desarrolló investigaciones sobre la responsabilidad del Ex-rector de la Universidad del Magdalena Carlos Caicedo Omar (hoy preso por corrupción y peculado además por Hernán Giraldo como uno de los financiadores de grupos paramilitares en la región), por la muerte de Hugo Maduro, Julio Otero y Roque Morinelli, miembros de la comunidad universitaria.

Las últimas muertes no son hechos aislados, como asegura la policía, sino que se suman a las persecuciones que enfrentan a diario muchos estudiantes, líderes y opositores en el país.

Los representantes estudiantiles de la Universidad del Magdalena rechazaron la intolerancia y los actos de violencia contra la integridad física y moral de los miembros de la comunidad universitaria, e hicieron un llamado a la unidad para contrarrestar el irrespeto por la vida y la dignidad. También solicitaron a la fuerza pública y demás autoridades del Departamento y el Distrito, para que se implementen mayores acciones, al punto que se establezcan planes preventivos, contingentes y operativos que garanticen la vida y el orden social del estudiantado.

educacionstmartaEn general la ciudadanía, en esta marcha exigió a la representación local del Estado, que asuma una posición un poco más dinámica ante el conflicto que hoy perturba a toda la comunidad y las dificultades en este sector, las cuales violan el derecho a la educación de los niños y jóvenes del Distrito y el Departamento. Todos se unieron a la voz de la consolidación de una sociedad justa, edificada sobre la base del debate, el disenso y la construcción del conocimiento sin rechazos sociales y discriminación, instan también al gobierno nacional a tomar las medidas necesarias para que garantice el respeto a la vida y los DDHH a los miembros de la comunidad universitaria en general, quienes poseen el derecho de la organización política y gremial al interior de las universidades del país, sin que esto sea causante de persecuciones, o muertes.

Planeta Paz - Calle 30A N. 6-22 - Oficina 2701 - PBX (0571) 340 23 00  - Bogotá, Colombia