Respuesta al artículo del diario El Tiempo

  Lima, 04 de mayo de 2009.

Señor Director
Diario El tiempo
Colombia

Ref. Artículo "Un arma de guerra"

Reciban un cordial saludo de las organizaciones de derechos humanos y feministas del Perú, comprometidas con la defensa de los derechos humanos de las mujeres peruanas.

Sin dejar de reconocer la preocupación de vuestro medio por la situación de nuestras compatriotas que sufrieron violencia sexual durante el conflicto armado interno, expresamos nuestra sorpresa y preocupación sobre lo vertido por el señor Eduardo Pizarro Leongómez, en el artículo "Un arma de guerra" publicado en el diario El Tiempo de Colombia , publicado el 05 de abril, en tanto no se ajusta a la verdad.

Las instituciones abajo firmantes desarrollamos una seria y responsable labor de asesoría jurídica y acompañamiento psicosocial a mujeres afectadas por violencia sexual durante conflicto armado interno en su búsqueda de verdad, justicia y reparación.

No obstante, el señor Pizarro en relación a los casos de violencia sexual producidos en nuestro país durante el conflicto armado, ha señalado en el artículo en cuestión que:

"Ante esta realidad, el primer impulso de toda organización defensora de los derechos humanos es presionar a las mujeres para que denuncien este crimen (...)

La lección me la dieron en el Perú. Hace dos años fui invitado por el presidente de la Comisión de la Verdad y reconciliación, Salomón Lerner, a un intercambio de experiencias. Una de las más dolorosas que habían vivido en el Perú había girado en torno a los delitos sexuales. En efecto, muchas ONG habían presionado a las mujeres para que denunciaran los crímenes sexuales, tanto de senderistas como de agentes del Estado. Y el resultado había sido nefasto. Las mujeres denunciantes habían sido expulsadas de sus hogares y de sus comunidades, que no aceptaban "mujeres contaminadas". Y ahora, vivían recluidas en piezas miserables, lejos de sus familias y sus regiones, en barrios marginales de Lima Es decir, las mujeres habían sido "revictimizadas"

¿Que había ocurrido? Que las denuncias no se habían acompañado, en primer término de un proceso previo de preparación de la propia víctima; en segunda término, de su familia y, por último, de la comunidad. Este desconocimiento del contexto cultural había producido un desastre: difícilmente en nuestro medio cultural un hombre acepta convivir con una mujer violada. (El subrayado es nuestro)

La información brindada en el señalado artículo es falsa, pues en el tiempo que el señor Pizarro dice haber estado en el Perú, no existían mayores denuncias por violación sexual efectuadas por mujeres afectadas, bajo el patrocinio de organizaciones de derechos humanos o feministas, menos aún se podrían haber producido las consecuencias que él señala.

El señor Pizarro debería tener más cuidado en hacer afirmaciones ligeras que comprometen el trabajo y seriedad de las organizaciones no gubernamentales peruanas, que tienen preocupación por la violencia sexual que sufrieron las mujeres en el contexto del conflicto armado. Tenemos serias dudas sobre sus afirmaciones en torno a lo que el Dr. Salomón Lerner le haya manifestado, dado que se trata de un panorama que no existía ni existe en nuestro país.

Por ello, frente a las alusiones de que las organizaciones de la sociedad civil peruanas "presionamos a las mujeres a denunciar" sin considerar el impacto que esto puede producir en ellas mismas, en sus familias o en sus comunidades y de esta manera generamos su revictimización; señalamos que:

- Partimos del reconocimiento de las mujeres como sujetas de derecho, quienes pueden tomar sus propias decisiones sobre iniciar o no un proceso de denuncia.

- Por ello, compartimos la estrategia de trabajo de informar previamente a las mujeres sobre el contexto y los obstáculos que se pueden presentar al iniciar estos procesos legales, así como garantizamos nuestros compromisos institucionales en el acompañamiento del caso, antes de las denuncias, durante y después del proceso de judicialización.

- Es parte de nuestra estrategia psicojurídica, el acompañamiento integral de las mujeres víctimas de violencia sexual; en tanto ello permite facilitar procesos de comprensión de lo sucedido, reconocer sus recursos y habilidades, favoreciendo su recuperación y fortalecimiento emocional, también el de sus familiares y comunidades.

- Es irresponsable señalar que las organizaciones peruanas no consideran los contexto culturales que rodean a las víctimas de violencia sexual, muy por el contrario es justamente por estas razones que nuestras estrategias toma en cuenta a las mujeres víctimas de violencia sexual en su entorno familiar y comunal, contribuyendo a generar y/o fortalecer redes sociales de solidaridad y reconocimiento.

Porque somos concientes del estigma que recae en las mujeres víctimas de violencia sexual, cuidamos de fortalecer a las mujeres que valientemente se animan a denunciar; Trabajamos para que a nivel social y estatal la violencia sexual sea reconocida como una grave violación de derechos humanos; dada las características con que se produjeron en determinadas zonas de nuestro país, como un crimen de lesa humanidad.

Por todo lo antes mencionado, las organizaciones peruanas firmantes desmentimos y rechazamos las afirmaciones hechas por el señor Pizarro; las mismas que son agraviantes para nuestro trabajo y compromiso con las mujeres víctimas de violencia sexual que acompañamos.

Asociación Pro Derechos Humanos - APRODEH
Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer - DEMUS
Red para la Infancia y la Familia - REDINFA
Instituto de Defensa Legal - IDL