flickr Twitter Facebook Youtube

Mujeres constructoras de paz

Red de Mujeres Rurales del Norte de Bolívar - Montes de María

Ni el conflicto armado interno, el desplazamiento y la violencia sexual de las que fueron víctimas las mujeres, sus familias y comunidades, les impidieron volver a su territorio, permanecer en él, creer en él y organizarse. Así lo demuestran los logros y sueños de la Red de Mujeres del Norte de Bolívar compuesta por 69 mujeres de 7 organizaciones de los municipios de Mahates, San Juan Nepomuceno y Marialabaja.

Contexto:

• Montes de María es uno de los territorios que a causa del conflicto armado, el desplazamiento forzado, el despojo, la compra masiva de tierras y la implementación de modelos productivos basados en la ganadería extensiva, monocultivos (entre ellos palma y madera), y la explotación minera, se encuentra en un proceso de transformación.

• Específicamente el control de la vida, el cuerpo y el pensamiento de las mujeres y la transgresión o ruptura de sus prácticas de la vida cotidiana han sido utilizados por el paramilitarismo para generar un total dominio político, económico, social y territorial en la región de los Montes de María. Muchas veces las afectaciones a las mujeres son cometidas para dar un mensaje a la población de los planes de dominación y además de ello para humillar y denigrar a comunidades enteras, pero también a los hombres, porque se les quita su rol de dueños y protectores.

• En la región las mujeres han tenido que desplazarse a otras ciudades de la Costa Atlántica por miedo a ser víctimas o huyendo de la violencia sexual.

• La violencia contra su cuerpo se apoya en la inferioridad que se le ha asignado a la mujer desde la esfera social y cultural, y en n el marco del conflicto armado se busca “marcar” ese cuerpo para encargarse de la trasmisión del mensaje de los actores armados. Es claro que hay una diferenciación del reconocimiento del cuerpo del varón y de la mujer.

• Uno de los factores que incide en que la violencia contra las mujeres sea aceptada por la sociedad es la dependencia de las mujeres hacia los hombres. Lo anterior no justifica los actos de violencia cometidos contra las mujeres, sino que expone cómo la sumisión de la mujer, por una dependencia económica, emocional y afectiva hacia el otro, sustenta la aceptabilidad de la violencia por parte de la sociedad en general.

• La dependencia tiene raíces en la falta de oportunidades que las mujeres tienen como consecuencia del valor diferencial que las afecta, falta de oportunidades educativas, laborales e inclusivas dentro de políticas públicas, lo cual genera un sentimiento dependiente hacia aquel que muestra poder por medios económicos y sociales por la asignación de roles e identidades:

Son aceptadas por lo que vivimos, son aceptadas por el machismo porque, de pronto nosotros aquí en Montes de María, las mujeres, no tenemos una educación, no tenemos un trabajo, no fuimos educadas para eso, sinceramente, no fuimos educadas. Donde nosotras hubiéramos sido educadas, tuviéramos un trabajo y estuviéramos empoderadas, nosotras no permitiríamos que se nos violentaran nuestros derechos, porque dicen que una mujer tiene que estar en su casa, de hacer todos sus oficios, tiene que medirse con lo que el marido le deja, cinco mil pesos, lo que el marido le deja eso es, o sea que ellas no tienen una autonomía para decidir en su vida, entonces creen que porque a veces se dejan maltratar porque pensaran, pero es que si yo lo dejo de qué vivo, si yo lo dejo qué dirá mi mama o qué dirá mi familia, qué dirán mis vecinos, entonces se abstienen, entonces se tienen que aguantar toda esa violencia de maltratos, de gritos también económicamente porque no tenemos una educación, no nos educaron para eso. Testimonio, mujer líder 1, 2013 .

¿Cuál es la respuesta de la Red de Mujeres Rurales en la región?

• En 2001 se crea la Red de Mujeres Rurales del Norte de Bolívar: “hacer algo para cambiar las situaciones que viven las mujeres, hicimos un grupo de mujeres y empezamos por la cadena artesanal. Ahí sacamos nuestro propio sello: Pilanderas”. Testimonio de una líder de la Red.
• La Red generó espacios de confianza y escucha entre las mujeres, así lo expresa Mileydis Barrios: “salir de la casa, no pedir permiso sino informar ”. Aprender a generar nuestros propios ingresos para que esa falta de recursos no nos limitara para poder llegar a los espacios de encuentros nuestros. Por ejemplo en Marialabaja nos reuníamos antes en el parque porque no teníamos un lugar propio. Al principio nos criticaban porque nos sentábamos en el parque a perder el tiempo, hasta que empezaron a ver las artesanías y tejidos que producíamos y cambio la percepción, tanto de la gente como de nuestros maridos.
• Frente a la violencia sexual, la Red decide hacer visible la problemática y realizar una campaña sobre derechos sexuales y reproductivos, sistematización de casos y visibilización, denominada PARE-PERO PREPARATE.
• La Red presta asesoría jurídica, reciben y documentan casos y se envían a las entidades correspondientes y se acompaña el proceso.
• Las mujeres plantean la necesidad de trabajar con los hombres de las comunidades sobre los temas concernientes a ellas: lo que piensan, lo que quieren, como sueñan su futuro. Y al respecto han tenido algunas experiencias locales.

¿Cuáles han sido sus principales logros?

1. Descubrir y enseñar a otras que son actoras políticas y sujetas de derechos, con una agenda propia que busca la equidad con políticas públicas en las que ellas sean protagonistas.
2. Su agenda sociopolítica desde ámbitos puramente productivos hacia ámbitos políticos y de empoderamiento de mujeres en diversos frentes.
3. Empoderamiento en ámbitos no-tradicionales al rol de la mujer vinculando a sus parejas, logrando cambios positivos.
4. Reconocimiento de su liderazgo en la región y en las organizaciones tanto de mujeres como mixtas.
5. Visibilizar la violencia sexual sufrida por las mujeres.

¿Cuáles son los retos?

1. Posicionar su agenda sociopolítica, ampliar el trabajo con más mujeres en la región y seguir transformando las mentalidades de hombres y mujeres hacia una convivencia con mayor equidad.
2. Ampliar el alcance de sus acciones a muchas más mujeres de la región, víctimas de violencia sexual especialmente niñas y jóvenes.
3. Fortalecer las alianzas y articulaciones regionales en términos de campañas y medios de comunicación.
4. Materializar proyectos productivos de diversa índole que permita la autonomía de las mujeres en sus hogares y comunidades.
5. Apoyar a mujeres y hombres en la reconstrucción del tejido social, relevando aspectos psicosociales de la población.

¿Cómo aporta esta experiencia a la construcción de paz en los territorios?

Las acciones de la Red han derivado en una transformación de los roles de las mujeres y de los hombres logrando que ellas participen en espacios organizativos, a través del empoderamiento para la independencia económica y autonomía en sus decisiones. Este tipo de transformaciones, disminuye la ocurrencia de violencia intrafamiliar y sexual, y empodera a las mujeres para ser sujetas de cambios positivos. En Montes de María, ha sido la estrategia encontrada para “...sobrellevar los conflictos, las violencias y exclusiones que siguen siendo una constante en esta región del país.”

Planeta Paz - Calle 30A N. 6-22 - Oficina 2701 - PBX (0571) 340 23 00  - Bogotá, Colombia