flickr Twitter Facebook Youtube

La realidad sobre la protesta contra la iglesia católica

feminismo5CARTA ABIERTA:
LA REALIDAD SOBRE LA PROTESTA DEL 26 DE NOVIEMBRE CONTRA DE LA IGLESIA CATÓLICA, EN DEFENSA DEL ESTADO LAICO Y DEL DERECHO DE LAS MUJERES A DECIDIR.

LA IGLESIA CATÓLICA Y SUS MEDIOS DE COMUNICACIÓN MANIPULAN LA REALIDAD Y ATACAN LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DE CONCIENCIA

MEDELLÍN - COLOMBIA
NUESTRO PROPIO REGISTRO EN:
http://www.flickr.com/photos/juancamilojaramillo_ii/4140873317/

En el marco del DÍA INTERNACIONAL EN CONTRA DE LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES, un grupo de mujeres entre los 20 y los 36 años convocamos a una acción de protesta y denuncia contra las repetidas violaciones al ESTADO LAICO Y AL DERECHO A DECIDIR DE LAS MUJERES, por parte de la iglesia católica en Colombia.
Nuestra convocatoria electrónica decía así:

"INVITAMOS AL PLANTÓN DE DENUNCIA Y RENUNCIA A LA IGLESIA CATÓLICA. Medellín - Colombia 26 de noviembre de 2009.
En el marco del 25 de noviembre DÍA INTERNACIONAL DE LA NO VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, DENUNCIAMOS A LA IGLESIA CATÓLICA POR VIOLAR LA CONSTITUCIÓN COLOMBIANA: Al no respetar la separación iglesia- estado, interviniendo en las decisiones políticas y jurídicas que buscan garantizar los derechos humanos y las libertades democráticas.
RENUNCIAMOS A LA IGLESIA CATÓLICA Por: Fundamentalista, anacrónica, oscurantista, misógina, militarista, homofóbica, lesbofóbica, machista, patriarcal y antifeminista, que defiende el gobierno de los ricos y corruptos.
Por imponer, en alianza con políticos, gobernantes y sectores conservadores, la maternidad obligatoria y no deseada a las mujeres, lo que constituye un hecho violento contra miles de mujeres, que revela su carácter de institución fundamentalista e infame.
NO MÁS RELIGIÓN EN NUESTRO NOMBRE. NOS BAUTIZARON SIN PREGUNTARNOS. EXIGIMOS QUE NOS SAQUEN DE SUS REGISTROS. YA NO SOMOS NI FIELES, NI CREYENTES."

Nuestros objetivos eran:
1. Realizar una puesta en escena para hacer visible la opresión y violencia que la iglesia católica ha ejercido históricamente contra las mujeres, y que en la actualidad se ha hecho aun más evidente en la ciudad de Medellín, al atacar el proyecto del gobierno municipal que pretende construir un centro de atención integral a la salud de las mujeres y en donde se practicaría la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), en los términos legales que ha dispuesto la CORTE CONSTITUCIONAL en la Sentencia C355 de 2006.

2. Recibir DERECHOS DE PETICIÓN de las mujeres y hombres que de manera consciente y libre han decidido renunciar a la iglesia católica exigiendo la exclusión del registro de personas bautizadas a la fe católica y el reconocimiento del acto de apostasía, exigencia que está fundamentada en el legítimo derecho a disponer libremente de las convicciones morales, éticas y religiosas, y en el derecho al libre desarrollo de la personalidad, tal y como lo consagra la Constitución Política de Colombia.
Al llegar a nuestro punto de reunión, El Parque de Bolívar - plaza pública- , nos encontramos con un grupo que no sobrepasaba las 200 personas, mayoritariamente hombres jóvenes, quienes de rodillas rezaban incesantemente el rosario, ubicados en línea militar en las escalinatas de la iglesia metropolitana.

A nuestra llegada sus rezos enardecidos y enajenados se escuchaban sin cesar. Quienes acudieron a nuestra convocatoria portaban carteles que denuncian a la iglesia católica por hechos históricos y recientes de su probado fundamentalismo en contra de la diversidad sexual, los derechos de las mujeres, la salud sexual y reproductiva y los derechos y las libertades constitucionales, así como por sus actuaciones contradictorias frente a la guerra, el militarismo y las dictaduras militares.
Decidimos hacer nuestra manifestación dando la espalda al "ejercito de dios" que se encontraba protegido por unos 10 agentes de policía armados. Gritamos nuestras consignas, ninguna de ellas en contra de las personas que de rodillas seguían rezando. Nuestra protesta no era contra los fieles y creyentes, nuestra protesta estaba dirigida a la iglesia católica como institución - corporación- privada que pretende imponer sus dogmas por encima de la constitución y la ley, violando el estado social, de derecho y laico consagrado en la constitución política colombiana.

Circula por internet un video realizado por la agencia católica de noticias que MIENTE DESCARADAMENTE Y PONE EN RIESGO LA SEGURIDAD PERSONAL DE QUIENES PARTICIPAMOS EN LA PROTESTA:

• El video miente y nos calumnia al decir que: "Unos 700 jóvenes se apostaron en el atrio de la Catedral de Medellín ante la publicitada convocatoria de grupos feministas que pretendían atacar el templo para manifestar su apoyo al aborto"
La verdad es que no eran 700 jóvenes. Las imágenes muestran claramente que no sobrepasaban las 200 personas en formación de guerra contra nuestra manifestación.

Nunca fue nuestro objetivo atacar el templo, toda nuestra protesta se desarrollaría al lado de la fuente, en un espacio público como lo es el parque de Bolívar. ¿O, desde cuándo, la iglesia es dueña de los parques y plazas que están alrededor de sus templos?
Nuestra convocatoria solo utilizó la internet con el envío de correos a nuestras redes sociales. No somos un grupo corporativo con grandes cantidades de dinero como lo es la iglesia. Por lo tanto, no tenemos medios masivos de comunicación para difundir nuestra manera de pensar. Nos preguntamos, ¿cómo accedieron los curas católicos a la información sobre nuestra protesta? ¿Será que está en plena vigencia la "vigilancia y persecución de la Iglesia" -como durante las CRUZADAS Y LA SANTA INQUISICIÓN- de toda forma de pensamiento divergente?

• El video miente al decir que: "los católicos se organizaron para proteger la Catedral en una concentración pacífica, marcada por el rezo del rosario y cantos religiosos".

La verdad es que los católicos portaban carteles que claramente muestran el carácter fundamentalista de la iglesia católica: "moriría por Jesús y su santa iglesia". ¿No son estas las mismas frases de los fundamentalistas musulmanes para inmolarse en nombre de su fe? Los agentes de policía que se hicieron presentes y que tomaron partido al lado de la manifestación católica, se encontraban armados y pretendieron impedir nuestra protesta, demostrando tácitamente de qué lado estaban.
En los manifestantes católicos, por cada mujer joven -muchas de ellas menores de edad - había en proporción alrededor de 8 hombres - varios de ellos seminaristas, según sus propios carteles- . Es claro que la manifestación católica fue un claro ataque de una institución masculina a los derechos de las mujeres. La escena de hombres batiendo rosarios, nos recordó a las millones de mujeres quemadas en la hoguera acusadas de herejía. La verdad es que fueron asesinadas por la jerarquía católica por el solo hecho de ser mujeres disidentes de la fe católica y por representar una amenaza al poder y los privilegios de la iglesia católica feudal y pro- monárquica. Nos preguntamos: ¿Por qué había más hombres que mujeres y tantos niños y niñas? ¿Está la iglesia utilizando y manipulando a los menores de edad para mostrar que tiene más seguidores de los que podría encontrar entre personas adultas? ¿Qué tienen que decir las mujeres católicas adultas sobre su sexualidad y reproducción? ¿No es al menos sospechoso que una institución cien por ciento masculina, que niega la presencia de las mujeres en el sacerdocio, se constituya como la defensora de la maternidad obligatoria? ¿Por qué una institución que niega el ejercicio de la sexualidad a sus miembros - sacerdotes o monjas- insiste en imponer a toda la sociedad el matrimonio heterosexual, la familia y la reproducción? ¿No es esto un acto de injusticia y doble moral impuesta a sus miembros?

El video miente al decir que: "Los manifestantes anti-vida se marcharon luego de vociferar insultos a los asistentes".
La verdad es que nuestras consignas decían: "saquen sus rosarios de nuestros ovarios", "mi cuerpo es mío y yo decido", "ni del estado, ni de la iglesia, mi cuerpo es mío y yo decido", "mujeres como esclavas nunca más", "aborto, aborto, aborto a solicitud y sin pedir permiso", "no creemos, no tenemos miedo y somos felices".

Ninguna de estas consignas insulta la imaginería e iconografía religiosa, ninguna de ellas ataca a quienes libremente deciden sus creencias. Las consignas reivindican que Colombia es constitucionalmente un estado laico y defiende el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Esta última es una libertad humana reconocida en el mundo entero desde la abolición de la esclavitud, - delito de lesa humanidad rechazado por la conciencia ética humanista- libertad que la iglesia desconoce al negar a las mujeres el derecho humano fundamental a disponer de su cuerpo y su reproducción.

La verdad es que las feministas y los y las activistas sociales y políticos, que defendemos el derecho de las mujeres a decidir sobre su sexualidad y reproducción, hacemos parte de los movimientos sociales internacionales que defienden los derechos humanos y la dignidad humana y que están en contra de la guerra, el racismo, el sexismo, la discriminación, la explotación humana y destrucción del medio ambiente. ¿Dónde están los pronunciamientos de la jerarquía católica mundial oponiéndose y censurando a los gobiernos que dirigen la guerra en Afganistán, Irán y el genocidio en Darfur? ¿Donde está su condena a la ablación de mujeres en África?, ¿Donde está su rechazo total a la militarización de la sociedad Colombiana y a la violencia y pobreza crecientes en Medellín? ¿Dónde están sus marchas para defender el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias y discriminación? ¿Dónde están sus movilizaciones para denunciar la violencia sexual contra niñas, niños y mujeres, incluyendo la violación en el matrimonio y el incesto?

Alertamos a la sociedad en general, que el señalamiento que se nos hace de "manifestantes anti-vida", es una calumnia que nos pone en grave riesgo en medio de una sociedad totalmente polarizada y que ha privilegiado el uso de la violencia para resolver las diferencias de pensamiento y de opción política. Nos preocupa que la iglesia contribuya a acrecentar ese clima de violencia acusándonos de estar contra la vida. Por lo tanto HACEMOS RESPONSABLE A LA IGLESIA CATÓLICA DE CUALQUIER HECHO QUE ATENTE CONTRA NUESTRA SEGURIDAD PERSONAL, NUESTRA LIBERTAD Y DIGNIDAD.

Denunciamos ante los movimientos sociales nacionales e internacionales, las organizaciones e instituciones defensoras de derechos humanos, el carácter altamente antidemocrático, fundamentalista y regresivo de la iglesia católica colombiana y sus medios de comunicación y que queda evidenciado en pronunciamientos como el que aparece en aciprensa y que dice: "Los católicos vamos a defender Medellín y Colombia porque no queremos vivir la degradación social y moral que hoy vive España y Europa en general, queremos ser un país que testimonie al mundo que la familia es fuente vida y amor, que la mujer tiene dignidad, que su vocación a la maternidad y el rol que debe tener en la sociedad debe ser valorado rectamente y que no queremos vivir bajo la oscura y maligna ideología de género".

NUESTRA POSTURA POLÍTICA SE FUNDAMENTA en el feminismo como filosofía política humanista y ética para toda la humanidad, en el laicismo como organización democrática de la sociedad, en el pensamiento crítico, la libertad de conciencia y de asociación, la objeción por conciencia, la no violencia activa y la libertad individual.

¤ Es por esto que reivindicamos la separación iglesia - estado, el derecho de todo ser humano a decidir sobre su cuerpo y sus creencias, la educación laica, los derechos humanos y los derechos sexuales y reproductivos para todas y todos.
¤ Nos oponemos abierta y radicalmente a que una institución privada como la iglesia católica pretenda imponer sus dogmas y profesiones de fe al conjunto de la sociedad, a la asociación de la jerarquía religiosa con políticos, juristas, empresarios y medios de comunicación para presionar políticamente a las instituciones públicas y estatales para legislar conforme a la fe y no a la democracia.

¤ Exigimos que la iglesia católica conserve el lugar que le ha dado la Constitución Política Colombiana y restringa su actuación al lugar que debe tener en una sociedad que se dice democrática y plural, este lugar es la conciencia de sus fieles, quienes le han entregado su libertad.

¤ Exigimos que la iglesia católica reconozca la APOSTASÍA como el acto de renuncia de quienes no creemos, ni aceptamos, ni tememos a sus dogmas y su dios, y que por lo tanto nos borren de sus registros y no nos cuenten más entre sus fieles. Es un acto mínimo de sinceridad por parte de una institución que proclama tener la más alta conciencia moral y ética de la humanidad.

¤ Exigimos que el Estado Colombiano y sus instituciones se rijan por la constitución y las leyes, y no por mandatos religiosos. La intromisión de la iglesia en los asuntos del estado es antidemocrática, ilegal e inconstitucional.

Invitamos a las personas y organizaciones que compartan este pronunciamiento a realizar acciones de denuncia y exigibilidad a favor del estado laico y a rechazar todo fundamentalismo religioso promotor de violencia.
Convocamos a que todas las personas libres y conscientes que han dejado de creerle y temerle a la religión católica, optando por la libertad de conciencia, la dignidad humana y la ética humanista, a que renuncien a la fe católica mediante la Apostasía.

¡ESTADO LAICO YA!
¡LA MUJER DECIDE, EL ESTADO GARANTIZA,
LA SOCIEDAD RESPETA, LA IGLESIA NO INTERVIENE!


FEMINISTAS AUTÓNOMAS
DEFENSORAS Y DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS
MUJERES JÓVENES UNIVERSITARIAS
MUJERES Y HOMBRES CONSCIENTES, CRÍTICOS Y LIBRES

MEDELLÍN, DICIEMBRE DE 2009

 

Planeta Paz - Calle 30A N. 6-22 - Oficina 2701 - PBX (0571) 340 23 00  - Bogotá, Colombia