Día de la ciudadanía LGBT: una ventana al movimiento



El pasado 28 de julio se celebró el día de la ciudadanía LGBT bajo el lema "no a los crímenes de odio y conformamos familia", en las principales ciudades del país. Salir a caminar en este día es una experiencia enriquecedora y muy colorida frente a otras manifestaciones públicas en la medida en que asistió "gente con muchas propuestas diferentes, con propuestas políticas, con puestas en escena que no eran activistas", como sostuvo Marcela Sánchez, líder del sector, en una entrevista concedida a Planeta Paz.

A lo largo del recorrido este año fue notorio que asistieron más personas, tanto marchantes como observadores y que se ganó en tolerancia: "la gente no habla duro, no nos insulta como ha pasado en otras marchas [porque] es un espacio abierto... es tan diverso".

Marcela señaló que durante la organización de la movilización "hubo una discusión: ¿por qué las travestis van tan desnudas? Se propuso que hagamos algo para controlarlo", sin embargo, frente a la diversidad de propuestas y asistentes este intento sería impracticable, además de contrario a lo que la misma marcha exige a la sociedad: que se respeten los derechos de la comunidad LGBT.

Algunos percibimos la marcha fragmentada: en primer lugar, las expresiones organizativas del movimiento, en segundo lugar, los partidos políticos y, finalmente, las carrozas hechas por los bares. Aunque el desfile se prolongó por más de dos horas en el orden mencionado, no necesariamente ésto es reflejo de la situación actual del sector, se trataba exclusivamente de una definición operativa para garantizar la seguridad de los asistentes al evento.

¿En qué anda el movimiento LGBT?

El inicio de la historia de estas movilizaciones se ubica en torno a los movimientos por los derechos civiles de gays y lesbianas que se dieron en Estados Unidos y otros países europeos desde los años setenta, con sus influencias en el sur del hemisferio.

En Colombia, la experiencia de personas que como León Zuleta, Ebel Botero, Manuel Velandia y otras más que aún no hemos integrado a la memoria, así como la influencia del feminismo, de los movimientos de izquierda, de los temas de la liberación sexual, en un contexto represivo como el de la sociedad colombiana, sin duda, debieron afectar el trabajo iniciado por procesos organizativos e intelectuales que gradualmente ganaron reconocimiento público (LGBT, Documento de caracterización, 2002).

lgbt2En esta ocasión se celebró la decimotercera versión del desfile público en las principales ciudades del país, que sólo es el fruto de una infinidad de trabajos -antes obligados a la clandestinidad- "en torno a grupos de discusión, círculos de amigos, actividades recreativas alrededor de las cuales se fueron convocando hombres y mujeres en Cali, Medellín, Bogotá, Barranquilla, Cartagena, y en donde se debió haber dado un primer sentido de la diferencia y de lo colectivo que era ya un hecho político"( LGBT, Documento de caracterización, 2002.)

La directora ejecutiva de Colombia Diversa sostiene que "pretender que el movimiento convoque más gente tampoco es el sentido, el movimiento tiene otros objetivos, otras poblaciones" y aunque hoy "está disperso, existen demasiadas apuestas y propuestas, pero no en sentido negativo, a mí me impresiona la cantidad de propuestas".

Hace unos ocho años "era más articulado cuando estaba la presencia de Planeta porque era el inicio del movimiento", actualmente el debate se ha cualificado porque hay avances constitucionales, legislativos, medios de comunicación más abiertos al tema, una academia que ha promocionado el asunto, "la gente común es cada vez más visible, cualquiera puede formar un grupo y hace que ya no sea clandestino", opina Marcela. También es indudable que el movimiento ha avanzado en la cualificación de su discurso y en la visibilización de las identidades que lo conforman.

Los derechos de la comunidad LGBT

Si bien los avances legislativos son amplios, los derechos más afectados son el derecho a la vida, al libre desarrollo de la personalidad y otras violaciones causadas por prejuicios. De acuerdo con el Informe de Derechos Humanos 2006-2007 publicado por Colombia Diversa, el departamento del Valle es una de las regiones que mejor evidencia esta situación puesto que registró el 43% de todos los asesinatos de población LGBT en el país, entre ellos, el de Alvaro Miguel Rivera, el pasado mes de abril, un reconocido líder defensor de derechos humanos y participante en los trabajos que Planeta Paz realizó con el sector.

lgbt4En otras zonas como Cundinamarca, Atlántico, Norte de Santander, Caldas, Meta y Santander se puede constatar la existencia de un modelo institucionalizado de discriminación que se expresa a nivel urbano y rural. Existen denuncias de persecución, destierro y amenazas permanentes a miembros de la comunidad LGBT por parte de las guerrillas. A nivel urbano, por ejemplo, se han denunciado 30 casos de abuso policial entre 2006 y 2007 sin que en ese período ninguno de ellos haya generado sanción legal o administrativa para los perpetradores.

En las cárceles, quienes se declaran miembros de la comunidad LGBT suelen ser víctima de discriminación y abuso sexual, especialmente las travestis. En cuestión de derechos sexuales y reproductivos la atención médica es deficiente, se considera que muchas de las intervenciones quirúrgicas requeridas son de "carácter suntuario" y lo más grave es que han pasado de ser población vulnerable frente al VIH/sida a ser considerados como "multiplicadores".

Es necesario resaltar que la comunidad LGBT comparte con la mayor parte de la población colombiana una grave situación de pobreza y exclusión frente a las políticas estatales; en la práctica, no existen políticas nacionales integrales que tengan en cuenta a esta población o especialmente dirigidas a atender sus necesidades.

Avances locales de la política pública

El problema de la formulación de políticas públicas para el sector LGBT radica no tanto en el tema formal como en su aplicación. Se ha avanzado significativamente en la cualificación del discurso, la construcción del primer centro comunitario LGBT en Bogotá es pionero en Latinoamérica, el reconocimiento de parejas del mismo sexo, la expedición de una directiva en la policía para tratar a personas LGBT, se han hecho manuales y se ha fortalecido la institucionalidad del tema. Sin embargo, a nivel nacional el tema pasa de agache "es muy evidente que es una marcha de Bogotá, uno no encuentra ninguna institución del nivel nacional", también declaró M. Sánchez: "Esta diversidad contrasta contra una ausencia total de discurso por parte del gobierno nacional... cuando el gobierno contesta en Naciones Unidas, contesta lo que ha hecho el movimiento".

Retos

En perspectiva, el principal reto de las políticas públicas orientadas al sector radica en la implementación de las sentencias ya que las trabas administrativas están a la orden del día. Aunque también existen obstáculos de tipo cultural estos son salvables, pero cuando hay interpretaciones en el ordenamiento jurídico que son contradictorios "es como tener derechos y no poderlos ejercer".

Vea la galería fotográfica (Fotos: Juliana Millán)