flickr Twitter Facebook Youtube

No cesa la violencia contra los sindicatos en Colombia

El atentado contra uno de los profesores pertenecientes a Educal, en el departamento de Caldas y las amenazas de muerte a una de las abogadas de la Comisión Colombiana de Juristas, quien investigó sobre la violencia gremial en nuestro país; nos muestra el delicado panorama que atraviesa Colombia, respecto a la violación de los derechos sindicales de la población.

A pesar de la construcción del plan de Acción en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario que tuvo lugar en el departamento de Caldas, desarrollado por el Ministerio del Interior y de Justicia, la Secretaría de Gobierno Departamental y varios sectores que trabajan por la promoción de estos temas; en la región son varios los acontecimientos registrados donde se atenta contra la población civil y sus derechos de asociación.

El último caso fue el de José Jaír Valencia Agudelo, víctima de dos sicarios el día 26 de febrero a las 6:30 de la mañana, cuando se dirigía a la vereda San Luis donde funciona la Institución Educativa Crisanto Luque en la cual trabaja desde hace dos años. Durante su habitual recorrido en moto hasta la sede educativa, fue sorprendido en el sector de El Empalme, en donde le propinaron un tiro en la cabeza y cuatro en el tórax, perdiendo así el control mientras manejaba y quedando tirado en la carretera. Hoy se debate entre la vida y la muerte en un centro asistencial de Manizales.

Lo más sorprendente de esta situación es la manera como la Secretaría de Educación y las entidades encargadas de proteger a la ciudadanía, hicieron caso omiso a varias de las peticiones de traslado y denuncias sobre amenazas que desde el 2006 había presentado el maestro José Valencia, "pues salió de San José (Caldas) por intimidaciones de los paramilitares, pidió traslado a Manizales, Villamaría o Neira, pero lo ubicaron en Samaria. Él insistió, pero no aceptaron su petición" (tal como lo notifica el periódico La Patria).

De igual manera se han denunciado durante este año que de los siete casos que el comité encargado evaluó para otorgar la categoría de profesores amenazados, solo dos obtuvieron dicho estatus. Y se recuerda de igual manera como éste no es un caso aislado, ya que "en octubre del 2000, el profesor Pedro Julio Quiceno Morales, de 35 años, pidió traslado desde Florencia, Samaná (Caldas), porque la guerrilla lo amenazó, no le concedieron el traslado, está desaparecido desde el 10 de octubre del 2007 (...) y en abril del 2003, la profesora Luz Stella Calderón Raigosa trabajaba también en Florencia (Samaná) y denunció amenazas contra su vida, la trasladaron temporalmente y luego tuvo que regresar al corregimiento, la asesinaron el 7 de abril del 2003". (La Patria).

En días pasados también se reunió una comisión de la Gobernación del departamento, con representantes de la Organización Internacional del Trabajo -OIT- y la Central Unitaria de Trabajadores -CUT- para analizar los casos de otros maestros destituidos. En estos encuentros se acordó analizar caso por caso y fallar en sentido político luego de aceptar la apelación de las destituciones.

Pero estos casos no solo ocurren en Caldas. Lina Paola Malagón Díaz, abogada de la Comisión Colombiana de Juristas, fue declarada "objetivo militar" del "Bloque Capital de las águilas negras AUC", por medio de un fax que recibió en su oficina el lunes 2 de marzo. La doctora Malagón investigó y dio a conocer un "informe sobre la impunidad existente en los crímenes que se cometen en Colombia contra las y los sindicalistas por sus actividades en defensa de los derechos laborales", el cual sirvió como prueba clave para una audiencia celebrada el pasado 12 de febrero en el Legislativo de Washington.

De igual manera fue asesinado el día lunes 9 de marzo el estudiante de la Universidad de la Guajira Éder Enrique Sierra de 38 años, a las 6:20 a.m. por dos impactos de bala. El joven cursaba estudios en el programa de etnoeducación en dicha universidad y era miembro de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios -ACEU-. También analizamos con temor la "persecución académica de activistas estudiantiles de esta zona del país, como la amenaza de muerte y posterior desplazamiento del Representante Estudiantil ante el Consejo Superior de esta universidad y miembro de ACEU, Guillermo Baquero en el primer semestre de 2006, así como del estudiante Jhoan Mosquera, quien en el momento se encuentra por fuera del país, para evitar acciones contra su vida"(comunicado del grupo en Facebook "Para los que están hartos de la tiranía fascistanarcoparaterrorista de Uribe").

Estos casos son la muestra clara de la delicada situación por las que atraviesa el país, ya que la sábana de impunidad y desconocimiento de estos sucesos nos enceguecen frente a las problemáticas de sectores que tienen gran importancia. "Durante el último periodo se han presentado un sin numero de señalamientos por parte del alto gobierno encabezado por el señor Álvaro Uribe Vélez, contra las organizaciones sindicales, profesorales y estudiantiles de las diferentes universidades públicas y privadas del territorio nacional, colocándolas en situación de vulnerabilidad ante los grupos paramilitares" (comunicado de dicho grupo en Facebook).

Es vital estar al tanto de lo que acontece y crearnos unas posiciones y criterios que nos permitan entender la violencia que día a día ataca de manera absurda a los grupos más vulnerables de Colombia. Casos como estos no pueden quedar en el olvido.

Planeta Paz - Calle 30A N. 6-22 - Oficina 2701 - PBX (0571) 340 23 00  - Bogotá, Colombia